Tel.: (+34) 943 534 307 sakona@sakona.es

La vigilancia tecnológica es un término muy utilizado en el mundo empresarial y más concretamente en el industrial. De hecho, la vigilancia tecnológica no es un proceso nuevo. Se lleva haciendo incluso antes de la llegada de internet. Lo que ha cambiado en la actualidad es la forma de hacer vigilancia.

 

¿Qué es la Vigilancia tecnológica?

“Se trata de un proceso organizado, selectivo y permanente de captar información externa sobre la tecnología para analizarla y convertirla en conocimiento para tomar decisiones reduciendo el riesgo y poder anticiparse a los cambios.” (según la norma UNE 166000:2006).

Este proceso debe y tiene como objetivo alertar sobre cualquier innovación tanto científica como tecnológica para poder detectar posibles oportunidades o amenazas.

Parte del proceso de Inteligencia Competitiva

La vigilancia tecnológica es parte del proceso de Inteligencia Competitiva. Se podría decir que la Inteligencia Competitiva es la evolución de la vigilancia.  La vigilancia tecnológica busca información de su entorno para que las empresas tomen decisiones adecuadas sobre su estrategia de producto.

Al evolucionar la vigilancia se convierte en inteligencia competitiva abarcando otras actividades como la información de mercado, normativas, competidores…para realizar la toma de decisiones adecuadas y anticiparse a los cambios.

En un post anterior explicamos la evolución de la inteligencia competitiva

 

Tipos de Vigilancia Tecnológica

La vigilancia se diferencia en 4 tipos:

    1. Vigilancia del Entorno: Identifica, valora y usa la información de aspectos políticos, económicos, sociales, culturales y medioambientales.
    2. Vigilancia Competitiva: Identifica y valora tanto a los competidores como a sus productos o servicios en desarrollo o ya disponibles en los mercados.
    3. Vigilancia Tecnológica: Identifica y valora posibles nuevas tecnologías en una fase temprana o de desarrollo para implementar en nuestros productos.
    4. Vigilancia Comercial: identifica, valora y se anticipa a las necesidades de consumo de clientes y proveedores.

 

¿En qué nos ayuda?

El proceso de vigilancia tecnología nos ayuda a anticiparnos a productos, mercados, tecnologías emergentes… A conocer el estado de la tecnología, reducir las amenazas y riesgos, progresar en nuestros servicios a los clientes, innovar detectando nuevas ideas, desarrollar una red de cooperación, difundir el conocimiento adquirido y optimizar el gasto y la inversión.

En conclusión la vigilancia tecnológica sigue siendo parte importante del proceso de inteligencia competitiva y sin la implementación de un sistema de alertas adecuado será muy difícil detectar las posibles amenazas internas y externas de nuestra organización.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.