Tel.: (+34) 943 534 307 sakona@sakona.es

A la hora de abordar un proyecto del ámbito organizativo es necesario construir unas bases y estructura sólidas que permitan diseñar procesos, sistemas organizativos, flujos documentales e indicadores acordes a las características y contexto de la empresa, además de su estrategia de crecimiento y consolidación en el mercado. A continuación explicaremos que factores del desarrollo organizacional hay que tener en cuenta.

Para construir esta estructura hay que estudiar bien la base sobre la que se sustenta la empresa, que es el producto y/o servicio que se ofrece al mercado. Hay que tener en cuenta la estabilidad de este binomio, si es una oferta estable y consolidada o por el contrario sufre variaciones considerables o incluso es una empresa subcontratada con baja repetitividad en los procesos y productos.

 

Analizar los factores del desarrollo organizacional

Inicialmente conviene analizar mediante procesos de diagonalización la relación entre las piezas fabricadas y las máquinas por donde se procesan estas piezas. De esta forma tenemos una matriz de productos-procesos. Con esta matriz se realizan diferentes interacciones hasta tratar de encontrar piezas con cierta afinidad que terminan componiendo una familia de productos.

Dentro de esta familia de piezas se trata de determinar la posibilidad de crear entornos productivos o células de trabajo donde se pueda procesar el conjunto de operaciones necesarias para poder fabricar la pieza. Es decir, se trata de crear entornos de trabajo autónomos para que en el menor movimiento posible de las piezas se puedan finalizar la mismas en estas células. Estas células generan además una vinculación entre las personas que trabajan en la mismas y los productos obtenidos, siendo normalmente muy recomendable diseñar indicadores motivadores para estas personas que trabajan en estas células.

En empresas con una alta dispersión de productos fabricados y con poca estabilidad y repetitividad de las mismas, las células de trabajo no suponen una ventaja con respecto a una distribución tipo funcional.

 

Primer factor en el desarrollo organizacional, distribución en planta

En cualquier caso, el primer análisis a realizar es cual es la distribución en planta más adecuado, porque esta distribución condiciona el resto de los aspectos organizativos de la empresa.

Antes de tomar una decisión sobre como realizar la distribución en planta es imprescindible analizar tanto la situación actual de los productos fabricados como su probable evolución futura. Para que una empresa decida por ejemplo realizar una distribución en planta en forma de líneas de trabajo, debe tener muy claro su previsión futura porque de otra forma puede hipotecar de forma considerable los flujos productivos y los productos a suministrar en el mercado.

Las tendencias actuales son la de crear entornos de trabajo dedicados a productos determinados, pero con alto grado de flexibilidad por la creciente evolución de los mercados a crear productos personalizados y diferentes.

Desde Sakona analizamos en profundidad los productos y proceso de la empresa y valoramos también su probable evolución, proponiendo en cada caso las soluciones más adecuadas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.