Tel.: (+34) 943 534 307 sakona@sakona.es

Para construir un sistema de inteligencia competitiva eficiente es necesario que tanto las fuentes de información empleadas como el software de inteligencia empresarial utilizado sean adecuados.

La dificultad y complejidad de los contenidos de las fuentes de información suelen ser normalmente proporcionales al grado de diferenciación y estrategia innovadora de la empresa. Es decir, aquellas organizaciones que buscan ofrecer soluciones diferentes al resto de sus competidores en el mercado es aconsejable que manejen información que está en fases tempranas.

 

Ventajas de usar un Software de Inteligencia Empresarial

Como información en fases tempranas se puede incluir artículos técnicos y científicos como las populares bases de datos sciencedirect o IEEEXPLORE. En estas fuentes de información podemos encontrar publicaciones de investigadores o científicos. Esta información puede ser muy valiosa y suele estar todavía en fase emergente o embrionaria en el ámbito industrial, es decir, todavía no se ha llegado a producir o emplear dicha tecnología o proceso de forma continuada.

En la medida que nos alejamos de este tipo de fuentes de información, y por ejemplo visitamos ferias sectoriales, la probabilidad de encontrarnos con novedades es sensiblemente menor. Las ferias como actividad comercial y networking están muy bien, pero si realmente queremos conocer y anticiparnos a saber que pueden presentar nuestros competidores en la feria es más recomendable que por ejemplo realicemos un seguimiento de sus patentes en bases de datos como spacenet.

Ahora bien, no todas las empresas tienen la capacidad de poder ofrecer soluciones innovadoras y diferenciadoras en su mercado, y por ello puede ser suficiente con realizar un seguimiento de las novedades que realizan los líderes del sector y amoldar estas soluciones al portafolio de productos de la empresa.

 

¿Cómo elegir el software adecuado?

En paralelo con las fuentes de información, se deben elegir aquel software de inteligencia empresarial que permita extraer de forma continuada los datos de las fuentes que hayamos elegido. En este sentido conviene diferenciar los conceptos que queremos buscar y por otra parte las fuentes de información. En la medida que los conceptos estén contemplados en las fuentes de información, el proceso de obtención de la información se simplifica de forma ostensible. Pero también puede ocurrir que o bien las fuentes de información empleadas no garanticen la totalidad de los datos requeridos, o bien ni siquiera tengamos identificadas cuales son.

En estos casos se suelen emplear software de inteligencia empresarial que permitan recopilar de la red una suma y combinación de conceptos clave relacionados entre sí. Estas recopilaciones son a la vez filtradas por otros softwares, de tal forma que los datos recopilados puedan convertirse en datos útiles para los analistas de la información y simplificando así su tarea.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.